Petrolera canadiense insiste en construcción de oleoducto con EUA

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La petrolera canadiense TransCanada reafirmó hoy su compromiso de continuar con el proyecto del oleoducto Keystone XL, pese al revés que recibió la víspera por parte de un juez federal de Estados Unidos, que bloqueó la construcción de la obra por su impacto ambiental.

El Keystone XL es un proyecto de ocho mil millones de dólares para construir un ducto de mil 897 kilómetros de largo y 91.4 centímetros de diámetro, que transportaría hasta 830 mil barriles de crudo al día desde Hardisty, Alberta, hasta Steel City, Nebraska, pasando por media docena de estados hasta refinerías en la Costa del Golfo.

Un juez de Montana dictaminó el jueves que la administración del presidente Donald Trump no había justificado ampliamente sus razones para levantar la prohibición, impuesta por el gobierno de su antecesor Barack Obama.

La empresa canadiense, cuyas acciones se cotizan en las bolsas de valores de Toronto y Nueva York, dijo que ha recibido y está revisando el dictamen del juez Brian Morris. El freno al proyecto petrolero provocó que los títulos de TransCanada bajaran este viernes 2.75 por ciento.

“Esta es la lucha más larga del mundo. Si bien es un revés importante en términos de tiempo, es poco probable que este sea definitivo para Keystone XL”, consideró Zachary Rogers, analista de investigación de los mercados de refinación y petróleo en la empresa consultora Wood Mackenzie.

“Las opciones de recurso legal exactas no están claras, pero el resultado más probable es una escalada a través de los tribunales o una revisión adicional del Departamento de Estado y la aprobación del oleoducto por parte de Trump”, añadió Rogers.

TransCanada insiste en que Keystone XL es una importante pieza del portafolio en Estados Unidos, que impulsa una inversión de más de 15 mil millones de dólares en proyectos de gas líquido y natural, que “crearán miles de empleos bien remunerados y generarán beneficios económicos sustanciales en ese país”.

El controversial proyecto de oleoducto ha sido rechazado por organizaciones ecologistas y por asociaciones de indígenas nativos que alertan sobre el impacto ambiental en sus tierras.

La disputa en torno al Keystone XL tiene cerca de una década. En 2008, el Departamento estadunidense de Estado otorgó el permiso a la petrolera canadiense, pero en 2015 Obama lo rechazó. Al tomar el poder, Trump le dio luz verde, pero el proyecto fue nuevamente detenido la víspera.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.